enero 16, 2020 Por Miradormundo Desactivado

Matanza | Sacrifican a más de 10 mil camellos en Australia por escasez de agua

Compartir

Recientemente se ha revelado que estos animales están comenzando a librar una silenciosa batalla con los seres humanos por la obtención de agua.

Los graves y masivos incendios que azotan Australia han hecho evidente un problema que golpea a todas las especies por igual: la falta de agua.

Recientemente se ha revelado que los camellos están comenzando a librar una silenciosa batalla con los seres humanos por la obtención de agua.

Esta insólita situación está obligando el sacrificio de más de 10.000 ejemplares de estos animales, lamentable pero parece que inevitable la medida, que se extenderá durante cinco días y estará a cargo de cazadores que pertenecen al Departamento para el Ambiente y el Patrimonio de Australia, reseñó el diario ABC.

Esto se produce después de que comunidades aborígenes en la región, denunciaran que grandes grupos de camellos estaban dañando sus infraestructuras en la búsqueda del líquido.

Los incendios masivos

El calor y la sequía han provocado incendios masivos en Australia en los últimos meses, pero la sequía se ha prolongado durante años.

El sacrificio de camellos no está directamente relacionada con la crisis de los incendios, aunque sí la agravó.

El sacrificio se efectuará en la reserva de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY), un área donde viven varios grupos dispersos de indígenas.

«Existe una presión extrema sobre las comunidades aborígenes en las tierras APY y sus labores de cuidado de ganado con estos camellos buscando agua», dijo en un comunicado Richard King, director general de APY.

Fuera de control

Estos camellos no son nativos de Australia. Los colonos británicos los trajeron desde India, Afganistán y Oriente Medio en el siglo XIX.

El número de camellos puede variar, pero se estima que hay cientos de miles de ejemplares en toda la parte central del país.

Los camellos dañan los asentamientos humanos, incluyendo vallas y equipamiento agrícola. Además, se beben el agua que necesitan las personas que habitan esas zonas.

También emiten gas metano, un gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático.